Aceite de oliva para prevenir problemas cardiovasculares

La dieta mediterránea y su uso del aceite de oliva se ha considerado siempre una de las mejores para prevenir distintas enfermedades. Pero ahora, por primera vez, se ha demostrado que puede reducir en un gran porcentaje numerosos problemas cardiovasculares. Ésta ha sido la conclusión de un estudio realizado en nuestro país y que se ha llevado a cabo durante diez años.

Esta investigación, a la que ya hacía referencia la revista The New England Journal of Medicine a principios del año pasado, ha puesto de manifiesto el gran impacto que el uso del aceite de oliva en nuestra dieta puede tener sobre nuestra salud, consiguiendo disminuir en un 30% las probabilidades de sufrir un infarto.

Otros beneficios observados son la reducción de la obesidad y la prevención de la depresión.

Pero ha sido la disminución drástica del riesgo de padecer arteriopatía periférica (problemas circulatorios en las extremidades) lo que más ha sorprendido a los investigadores. El estudio ha determinado que la dieta mediterránea y el aceite de oliva pueden reducir el riesgo de padecer esta enfermedad hasta en un 66%. Esta dolencia afecta al 5% de la población a partir de los 50 años, sobre todo a fumadores, diabéticos y personas con el colesterol y la tensión arterial altos.

El estudio ha concluido que para prevenir este tipo de enfermedades se debe consumir al menos cuatro cucharadas de aceite de oliva virgen extra al día, y acompañarlo de fruta, verdura y frutos secos. Además, se debe reducir el consumo de carne roja y azúcar.

Esta investigación no se queda aquí, sino que será ampliada en un futuro para estudiar la relación de la dieta mediterránea y el aceite de oliva con el cáncer y otras enfermedades y se espera contar con la colaboración de prestigiosas universidades internacionales como Columbia o Harvard.