Cómo hacer Jabón de Aceite de Oliva

Cómo hacer Jabón de Aceite de Oliva

Está demostrado que los cosméticos y productos de belleza elaborados a base de aceite de oliva ofrecen a nuestra piel un aporte extra de suavidad y nutrición, así como acciones antioxidantes, protectoras y calmantes. Además tienen un efecto hidratante que evita que la piel se reseque, pero tampoco son grasos, por lo que son aptos para todo tipo de pieles.

Muchos de los productos con aceite de oliva se pueden elaborar fácilmente desde casa, de forma natural, por lo cual podemos asegurar que estos productos no van a incorporar componentes tóxicos durante el proceso. Si quieres aprender cómo hacer jabón de aceite de oliva casero, no te pierdas la siguiente receta para que puedas preparar tu propio jabón de aceite de oliva casero, natural y muy económico.

[Te puede interesar: Cómo utilizar el aceite de oliva en el pelo]

Ingredientes para preparar jabón de aceite de oliva

Para elaborar el jabón de aceite de oliva casero que te proponemos necesitarás los siguientes ingredientes:

  • 650 cc de agua
  • un litro de aceite de oliva sin usar
  • 134 gramos de sosa cáustica
  • pulpa de aloe vera
  • hierbas aromáticas (por ejemplo: romero, tomillo, hierbabuena, eucalipto o lavanda)

Para comenzar, necesitaremos un cazo donde pondremos el agua a hervir, añadiendo las hierbas aromáticas de nuestra elección, como por ejemplo eucalipto. Mientras las hierbas infusionan, con un cuchillo separamos la pulpa de las hojas del aloe vera y vertemos la pulpa en un recipiente.

Cuando esté lista la infusión, colamos el agua para que no queden restos de las hojas de la hierba aromática, vertiendo su contenido en un recipiente de plástico, el cual debemos colocar en un lugar con buena ventilación. A continuación, incorporamos la sosa cáustica para que se derrita dentro de la infusión de hierbas, y con una cuchara de madera removemos para facilitar que la sosa se disuelva en el agua.

Mientras esperamos a que la mezcla se temple, vamos triturando la pulpa de aloe vera que teníamos reservada con la batidora, y por otro lado, en una olla ponemos el aceite de oliva para que vaya calentándose, teniendo en cuenta que su temperatura tiene que ser tal que podemos introducir la mano sin quemarnos.

Seguimos removiendo con la cuchara el recipiente de plástico anterior con la sosa y la infusión de hierbas, y luego vertemos el aceite en el mismo.

Por último, batiremos con unas varillas la mezcla para que se disuelvan todos los ingredientes hasta que el jabón llegue a espesarse. Este proceso puede ser largo, así que hay que tener paciencia. Cuando quede dibujado el trazo por el cual pasa la batidora o las varillas sobre la masa, es el momento en que debes echarle el resto de ingredientes, es decir, la pulpa de aloe vera. Una vez listo nuestro jabón, vertemos la masa en unos moldes para que los jabones de aceite de oliva tomen forma y espera uno o dos días hasta que el jabón se cuaje.

Cuando estén secos los jabones, podremos desmoldarlos uno a uno con cuidado, siempre utilizando unos guantes, ya que la sosa cáustica aún podría tener actividad y el jabón no está completamente curado. Coloca todas las pastillas de jabón de aceite de oliva sobre una toalla y cúbrelas con un paño durante un par de semanas para que termine de curarse, en un lugar seco y fresco. Pasadas dos semanas tendremos listo nuestro excelente jabón de aceite oliva ultra hidratante.