¿Cuál es el mejor aceite para cocinar?

Cuál es el mejor aceite para cocinar

A la hora de cocinar, el mejor aceite es el que está compuesto principalmente de ácidos grasos monoinsaturados, y en este sentido uno de los aceites más saludables es el aceite de oliva. Por el contrario, los aceites procesados contienen altas cantidades de ácidos grasos saturados, es decir, presentan un alto contenido de grasa menos saludable por todas las autoridades sanitarias, aunque las grasas saturadas que provienen de fuentes naturales pueden tener algunos beneficios. Lo explicamos a continuación.

A pesar de la mala fama que tienen las grasas, es un hecho que son necesarias en nuestra dieta. Por ejemplo, en la grasa se encuentran disueltas las vitaminas liposolubles y nos aportan ácidos grasos esenciales que necesitamos para el buen funcionamiento del organismo.

Para cocinar, el aceite de oliva es la mejor opción, seguido de los aceites de muchos frutos secos, como el aceite de cacahuete, y aceites de semillas, como el aceite de girasol entre otras, ya que todos ellos contienen una alta cantidad de ácidos grasos mono y poliinsaturados que también se pueden considerar saludables.

El aceite de oliva, el mejor aceite para cocinar

Todos los expertos en nutrición del mundo coinciden en que

el aceite de oliva es ampliamente considerado el más saludable y el mejor aceite para cocinar

. Este aceite contiene una mezcla de ácidos grasos monoinsaturados y poliinsaturados, sobre todo estos últimos son considerados ácidos grasos saludables. También debemos destacar que en el aceite de oliva se encuentra una buena cantidad de ácidos grasos omega 9, concretamente de ácido oleico (monoinsaturado), el cual no interfiere en el metabolismo del omega 3 como si hace el omega 6 (aceite de girasol y otras semillas); por esta razón se considera el aceite de oliva más sano que el aceite de girasol.

El aceite de oliva virgen extra, en su estado más puro y con menos procesamiento, es el más recomendado para cocinar, sin duda el mejor aceite. De forma general, cuanto más procesamiento lleva un aceite, menos saludable será, pues irá perdiendo los ácidos grasos insaturados que se van convirtiendo en grasa saturada.

El aceite de oliva virgen extra se puede utilizar para cocinar a media y altas temperaturas. Su sabor combina de forma ideal tanto para recetas saladas como dulces, aunque hay quienes encuentran su sabor demasiado fuerte para los postres y suelen utilizar aceite de oliva suave, especialmente para recetas dulces al horno.

Aceite de girasol

El aceite de girasol presenta un

alto contenido en ácidos grasos poliinsaturados y ácidos grasos esenciales omega 6

. También destaca por su contenido en vitamina E. Sin duda es la mejor alternativa al aceite de oliva para cocinar, pues también es una opción muy saludable. Aunque hay que tener en cuenta que el aceite de girasol no aguanta las altas temperaturas tan bien como el aceite de oliva y puede llegar a quemarse y producir sustancias muy poco saludables. Por ello se recomienda su uso para cocinar a temperaturas medias. Esta es la razón por la que va muy bien para productos horneados.

Los aceites que deberías evitar

Los aceites con una gran cantidad de grasas saturadas son las consideradas como “grasas malas”, por ejemplo el aceite de palma, y se debería evitar su consumo o limitarlo en la medida de lo posible. También se deben evitar los productos grasos para cocinar que contengan grasas hidrogenadas. Este de tipo de productos grasos se obtienen mediante un proceso de hidrogenación industrial y suele ser sólidos, por ejemplo las margarinas hidrogenadas.

En cuanto a las calorías, todos los aceites son alimentos muy calóricos por lo que debemos consumirlos moderadamente. Además, se puede dosificar el aceite utilizando un spray para usar la menor cantidad de aceite necesaria. Los fritos añadirán muchas calorías a los alimentos, por lo que deberíamos evitar su consumo y cocinar más a la plancha o al horno, ya que este tipo de cocina requiere menos aceite.