Cuáles son las Grasas Saludables que no engordan

Grasas Saludables

En el extenso mundo de la nutrición existen muchos mitos, pero uno de los más extendidos es que la grasa engorda. En cierto modo, no se puede desmentir, pero tampoco se puede generalizar, ya que como veremos a continuación existen grasas saludables que no engordan, y que además son saludables para el organismo.

Productos sin grasa: verdades y mentiras

Muchas personas están siempre dispuestas a probar la nueva moda en dietas para perder peso y sentirse mejor, y en ocasiones se obsesionan con comer productos bajos en grasa o sin grasa, pensando que son más saludables. Esto simplemente no es verdad.

Una gran parte de los productos etiquetados como bajos en grasa o sin grasa, son en realidad alimentos procesados refinados en el que se ha sustituido la grasa con más azúcar. Por lo cual no sería una buena elección añadirlos a la dieta si queremos perder peso. Hay que tener en cuenta que muchas grasas son muy saludables, esenciales para nuestro cuerpo y su buen funcionamiento, e incluso pueden ayudarnos a perder peso.

Además, vitaminas esenciales como la A, D, E y K, son liposolubles, es decir, la única manera que nuestro cuerpo tiene de absorberlas es en la presencia de grasa.

Los mejores alimentos con grasas saludables que no engordan

Vamos a ver algunos tipos de grasas saludables que se encuentran en ciertos alimentos y que no engordan, además nos aportan muchos beneficios saludables extra al incorporarlos a nuestra dieta habitual:

Aceite de Oliva

Que el aceite de oliva es bueno para el organismo es algo que todos sabemos y por ello es un ingrediente habitual en nuestra dieta mediterránea. Es el condimento ideal para todas las ensaladas y un acompañante perfecto de muchos platos. Pero además, puede ser un producto saciante, llegando a calmar el hambre y evitando así la ingesta innecesaria de alimentos.

El efecto que el aceite de oliva tiene sobre el apetito está relacionado con su alto contenido en ácido oleico, un tipo de grasa saludable que tiene un efecto saciante sobre el organismo. Este ácido lo asimilamos en el intestino delgado, desde donde se transporta por una sustancia que lo recubre y protege hasta que el propio organismo lo transforma en una hormona denominada oleiletanolamida. Esta hormona informa al cerebro de que ya estamos saciados y que es el momento de parar de comer.

La consecuencia de esto es una mejora del peso corporal, a la vez que se ajustan los niveles de colesterol y triglicéridos del organismo, por lo que además conseguimos que nuestro sistema circulatorio y del corazón funcionen mejor.

Aguacates una de las grasas saludables más recomendadas

Los aguacates son un producto fantástico con muchos beneficios nutricionales y grasas saludables que no engordan. Son una excelente fuente de glutatión, un componente que contribuye a limpiar y proteger nuestro cuerpo en la eliminación de sustancias tóxicas, metales pesados, y en la lucha contra los radicales libres.

El aguacate es rico en grasas monoinsaturadas que son beneficiosas para la salud. Y a pesar de que es un producto de alto valor calórico, más de dos terceras partes de sus calorías provienen de los ácidos oleicos que el organismo utiliza como fuente de energía de combustión lenta.

Además, aumentar el consumo de este tipo de grasas ayuda en la asimilación de la insulina y controla mejor la glucemia. Estos dos factores no solo provocan la diabetes sino también del aumento de peso.

Por otra parte, el aguacate contiene un alto contenido en grasas omega 9, que no solo son beneficiosas para la salud -bajan los niveles de colesterol LDL y aumentan los de HDL-, sino que también ayuda en la absorción de vitaminas y antioxidantes liposolubles. Y en consecuencia, una mejor absorción de los nutrientes de los alimentos también permite que tengamos menos sensación de hambre.

Frutos secos con grasas saludables

Los frutos secos son muy ricos en grasas saludables que no engordan (con un consumo moderado), y a pesar de los falsos mitos que existen al respecto, sería conveniente añadirlos en nuestra dieta habitual, ya que están cargados de gran cantidad de nutrientes impresionantes, grasas saludables y proteínas. Además, brindan saciedad, es decir, nos ayudan a calmar el apetito, ya que su ingesta induce la liberación de hormonas que producen saciedad.

Los frutos secos son una de las mejores fuentes de ácido alfa-lenolenic, un tipo de omega 3 muy saludable para el corazón. Los omega 3 aportan beneficios para la salud como la reducción del colesterol o para la prevención de otras enfermedades.

También son ricos en L-arginina, un aminoácido que tiene la propiedad de aumentar la función inmune, favorece la cicatrización de heridas, mejora la función de los vasos sanguíneos, y ayuda a controlar enfermedades cardiovasculares. Además, los frutos secos contienen fibra soluble y vitamina E. La fibra ayuda a reducir los niveles de colesterol y glucosa, mientras que la vitamina E es uno de los mayores antioxidantes.