Freir verduras con aceite de oliva Maeva ayuda a proteger de enfermedades degenerativas

Freír o saltear las verduras en aceite de oliva Maeva virgen extra mejora su capacidad antioxidante, ayudando a prevenir enfermedades degenerativas.

Un estudio realizado por investigadores de la Universidad de Granada (UGR) ha descubierto que freir o saltear verduras en aceite de oliva virgen extra aumenta su contenido de compuestos fenólicos, teniendo aún una mayor capacidad de antioxidante y protegiendo de enfermedades degenerativas como el cáncer, la diabetes o la degeneración macular.

La revista Food Chemistry ha publicado los resultados. El objetivo de este estudio era definir cómo influyen los diferentes procesos de cocinado a las capacidades antioxidantes y las cantidades de compuestos fenólicos totales e individuales de algunas hortalizas presentes en la dieta mediterránea (como el tomate, la patata, la calabaza o la berenjena, entre otras).

Estos alimentos contienen fenoles que se pueden ver alterados por las técnicas culinarias, por lo que los investigadores tomaron porciones de 120 gramos de patata, calabaza, tomate y berenjena y los frieron y saltearon en aceite de oliva virgen extra, o los hirvieron en agua o una agua con este tipo de aceite. Finalmente, realizaron una Cromatografía Líquida de Alta Eficacia del contenido en compuestos fenólicos individuales típicos de estas hortalizas.

Se comprobó que el uso de aceite de oliva virgen extra aumentaba el contenido en grasa y reducía su humedad al freírlas, elevando la cantidad en compuestos fenólicos en las verduras. Esto se debe a que provoca una transferencia de fenoles del aceite a los vegetales, que se enriquecen con los compuestos fenólicos del aceite, que no contienen de forma natural.

Según explica la profesora de la UGR Cristina Samaniego, que también es una de las autoras de la investigación, freír y saltear las verduras conservan y enriquecen la composición fenólica de los vegetales (aunque también aumentan las calorías) y cocer los mismos alimentos en agua es conveniente si se ingieren con el mismo medio de cocción. En el caso de las hortalizas crudas, agregarles aceite de oliva virgen extra mitiga sus carencias.